Respeto ante la expulsión de los Diplomáticos Rusos

España ha expulsado a dos diplomáticos rusos en lo que se ha dado en llamar una “acción coordinada” con otros países de la Unión Europea (UE), a raíz del intento de asesinato del doble agente Sergei Skripal y su hija Yulia en Salisbury (Reino Unido). Con ello, los EEUU y la UE acusan abiertamente a Rusia pero no presentan ninguna prueba. Concretamente, es el Reino Unido quien tiene aún que demostrar la autoría rusa del atentado a Skripal y a su hija, así como llevar ante la justicia a los presuntos asesinos.

La Federación #Respeto quiere, mediante el este comunicado, mostrar su más enérgica repulsa a una acción hostil contra un país que ni nos ha atacado ni representa una amenaza para nuestros intereses. La Federación #Respeto cree más bien que la expulsión se enmarca dentro de la política belicista y de “Guerra Fría” que ciertos sectores de Washington y de la OTAN están llevando a cabo contra Rusia, y que muestra bien a las claras el servilismo para con los EEUU de países que, como el nuestro, carecen de directriz alguna en política exterior.

Desde nuestra formación abogamos por una política exterior propia y sensata, muy lejos del seguidismo cerril que nos llevó a actuaciones ridículas, como la tristemente célebre “foto de las Azores”, mientras se descuidan las amenazas que se ciernen sobre, por ejemplo, nuestras ciudades del Norte de Africa Ceuta y Melilla, unas amenazas provenientes de países que, a diferencia de Rusia, constituyen un peligro bien real para nuestra integridad territorial.

Expulsar a dos diplomáticos rusos carece del más mínimo sentido y supone una acusación evidente contra un país que no es enemigo más que para los que están deseoso de más guerras con la OTAN. Esperamos que Rusia sepa afrontar con inteligencia y paciencia esta nueva provocación.

Desde #Respeto queremos hacer un llamamiento a todos los españoles y decir bien claro que, hoy, una política exterior en favor de los intereses de España no puede plegarse a la agenda atlantista, so pena de asistir a la implicación de nuestro país en guerras exteriores que ni corresponden a nuestros intereses ni se plantean ante el pueblo español de una forma clara.