Se está gestando una “primavera americana” y un golpe de Estado mediático contra Trump

La decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de prohibir la entrada de personas de siete países de mayoría musulmana ha suscitado una crisis.

En las últimas horas, Trump ha cesado a la fiscal general en funciones, Sally Yates, después de que ésta anunciara que el Departamento de Justicia no iba a defender en los tribunales la orden migratoria del presidente.

La cuestionada medida sigue la saga del muro que el mandatario de EE.UU. quiere construir para marcar los límites con México y su petición de que sea precisamente este país quien lo financie.

Los primeros días de la nueva Administración en la Casa Blanca han servido también para que la política comercial estadounidense afronte su giro más radical de los últimos 70 años con el consiguiente cambio en el sistema multilateral de comercio.

Mientras, la combinación de una rebaja de impuestos, un plan de inversión en infraestructuras y una relajación de la regulación, como ha prometido Trump, han disparado las previsiones de beneficios de las compañías y ha atraído a los inversores a la Bolsa.

Según algunos analistas, las medidas proteccionistas van a provocar un aumento de la inflación y darán aún más poder a las empresas para fijar los precios, después de años de presiones a la baja desde China.

Como cabría esperar, en distintas ciudades tanto de los Estados Unidos como de otros países, miles de personas se echan a las calles para protestar contra las polémicas directrices de Washington, al tiempo que varias multinacionales han decidido reaccionar de inmediato en favor de todas aquellas personas a las que afectan de manera directa las decisiones de Trump.

Ricardo Palomo, profesor de Economía de la Universidad CEU San Pablo, asegura que “lo que ocurre es que Trump está cumpliendo sus promesas electorales, lo cual está sorprendiendo porque estamos acostumbrados a que los políticos no cumplan con sus promesas, aunque sus medidas a veces pueden parecer precipitadas”.

Por su parte, Rafael Ripoll, concejal de España 2000 en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, ha manifestado que “se está gestando esa primavera americana y un golpe de Estado contra la Administración de los Estados Unidos, incluso hay medios que lo van anunciando. Estamos viviendo un terremoto y están cambiando los cimientos del mundo tal y como lo conocemos”.

José Antonio García Rubio, responsable de Relaciones Laborales y Empleo de Izquierda Unida (IU), opina que “tenemos que prepararnos para el cumplimiento por parte de Trump del programa electoral íntegro”.

Por último, José Luis Torremocha, periodista y analista internacional, asegura que “son algunas personas de Arabia Saudí las que han atentado contra Estados Unidos, y no ciudadanos de los países a los que se le ha aplicado el veto migratorio”.